Viajar a través de historias sobre reinos, princesas y cuatro dragones

Los viajes no siempre empiezan con un billete de avión y terminan con una maleta a tu lado en un aeropuerto donde, normalmente, los letreros están en un idioma totalmente distinto al tuyo. No. A veces, viajar también se puede hacer a través de unas páginas con muchos dibujos y las historias más rocambolescas.

Japón es la cuna de la cultura del manga, a pesar de que dicha palabra en japonés es utilizada para designar a las historietas en general, aquí en Europa solo se utiliza para nombrar a las historias que provienen de Japón y a sus peculiares dibujos.

IMG-4011.JPG

Manga Akatuski no Yona, Norma Editorial

Akatsuki no Yona trata sobre la historia de la princesa Yona que, al cumplir los 16 años, su padre es asesinado por su primo. Para no ser ella la siguiente, huye del palacio junto al general de su guardia y su amigo de la infancia, Hak. Por primera vez se enfrenta al mundo exterior fuera de las cuatro paredes de su hogar y de la protección que su padre le brindaba.

IMG-4016.JPG

Manga Akatuski no Yona, Norma Editorial

Yona debe encontrar a los cuatro dragones, encarnados en seres humanos desde hace siglos, para que le presten su ayuda para recuperar tanto su vida como el lugar que le corresponde en el reino. En su vida aparecen nuevos retos, desde aprender a valerse por sí misma hasta defender a aquellos a los que quiere.

Este arte japonés, que ya tiene una gran popularidad en el mundo occidental, nos permite viajar a través de sus historias plasmadas en dibujos y diálogo a otros mundos de una cultura totalmente distinta. Se puede llegar a aprender mucho de una cultura conociendo sus historias, tanto las antiguas como las modernas. Yona y Hak nos abren las puertas a un mundo mágico lleno de misterio, dramas familiares, magia y, lo más importante, la capacidad humana de sobreponerse y enfrentarse a aquello que nos asusta.

IMG-4015.JPG

Manga Akatuski no Yona, Norma Editorial

Así pues, es una forma de viajar sin salir de casa pero consiguiendo que nuestra mente esté mucho más lejos de las fronteras de este mundo. Pues, ¿quién no va a querer soñar con dragones humanos capaces de reconquistar reinos junto a una princesa pelirroja que demuestra que las mujeres son algo más que mero decorado? Yona y sus compañeros nos recuerdan eso y, además, que las princesas no siempre tienen que ser débiles y caer rendidas a los pies de un príncipe, a veces son ellas las que doman a los dragones.

No Comments

Leave a Comment