Un día donde la magia y los libros cobran vida

El 23 de abril es el día del libro en todo el mundo por la muerte de Cervantes y Shakespeare, pero siempre es más que un simple día que tachar en el calendario en Barcelona. La leyenda de Sant Jordi cobra vida y las rosas acompañadas de los libros conquistan la ciudad condal.

Captura de pantalla 2018-04-25 a las 17.43.16

Pareja mirando rosas en Barcelona.

Las ramblas se llenan de gente buscando esa flor perfecta para sus seres queridos y la búsqueda de libros se convierte en una verdadera aventura para encontrar la historia que regalar. El mar de personas que conquista lugares como La Rambla y barrios enteros como el de Grácia comparte esos propósitos en un día en que Barcelona se llena de olor de rosas y sonrisas entre parejas y amig@s que se recuerdan en un día especial lo que se quieren con un pequeño detalle.

foto bloh

Dos chicas con rosas en Sant Jordi, Barcelona.

La leyenda es simple, un dragón malvado atemorizando a un pueblo bajo la amenaza de comérselos si no le proporcionan alimento y una princesa muy valiente que se va con él, acompañada de un libro, cuando no pueden ofrecerle más ovejas. Un príncipe que llega siempre justo a tiempo, mata al dragón y de su sangre al caer nace una rosa, la misma flor que le regala a la princesa que rescata mientras que ella le regala el libro poseía.

La ciudad entera se viste de gala y pasear por las mismas calles se convierte en toda una aventura. Es uno de esos días que nos recuerda que se puede viajar solo con pasear por la ciudad. Los edificios dejan de parecer comunes y nos recuerdan que, a pesar de verlos casi a diario, siempre tienen una historia que contar para aquellos que sepan dónde y cómo mirar.

casa batllo

Casa Batlló 23 de abril, Barcelona

Lejos quedan los días en los que las mujeres recibían una rosa y los hombres un libro. La leyenda sigue siendo la misma, pero la juventud la ha hecho suya y, en algunos casos, ha decidido cambiar el final, y es que, a veces, los dragones también se quedan con la princesa.

No Comments

Leave a Comment