Las voces de Montserrat

—Realmente parece caído del cielo —dice uno de mis compañeros con la mirada hacia arriba.

El resto del grupo, sobre todo aquellos que visitan este lugar por primera vez, también están boquiabiertos, fascinados con lo que ven.

Delante nuestro se alza uno de los monumentos naturales más emblemáticos y mágicos de Catalunya, el macizo de Montserrat, cuya cima, la cumbre de Sant Jeroni (1237m), nos disponemos a alcanzar.

Nuestra excursión empieza en el Pla de las Taràntules (971m), punto donde nos deja el funicular que sale del monasterio de Montserrat. Desde allí seguimos el Camí Nou de Sant Jeroni que nos conduce a través de las sorprendentes formas del macizo hasta su punto más alto.

Macizo de Montserrat (Leonardo Gerzon)

Durante la caminata alguien se para en un enclave con buenas vistas, mira hacia el horizonte y grita:

—Hoooooolaaaaaaaa
—Holaaaaaa… holaaa… laaaa… —le responde la montaña.

La gente ríe y sigue caminando bajo el fuerte sol de mediodía, pero yo no puedo evitar quedarme pensando. Soy de un pueblo cercano a Montserrat y por lo tanto mi infancia ha estado llena de historias y leyendas contadas con la silueta de esta montaña de fondo.  El eco que acaba de responder a mi compañero me hace acordar a una de ellas.

Cuentan que en el año 1808, durante la llamada Guerra del Francés en la que Catalunya luchaba contra la invasión napoleónica, el que en ese momento era el ejército más poderoso de Europa vivió un vergonzoso episodio. Eran mediados de junio, y un escuadrón de soldados franceses se dirigía hacia Manresa e Igualada, dos ciudades cuya población se resistía a ceder frente la ocupación. Para llegar a ellas decidieron cruzar las montañas de Montserrat, seguros de vencer a un ejército catalán muy inferior al suyo. Por otro lado, las pequeñas poblaciones vecinas a la montaña empezaron a organizarse como pudieron, reuniendo hombres de todas las edades y con poca experiencia en el campo de batalla. Entre ellos estaba un joven tamborilero de Santpedor, que con un timbal como única arma se unió a la defensa de sus tierras.

Sin embargo, fue este inofensivo timbal el que logró derrotar a los hombres de Napoléon, ya que cuando su sonido retumbó con el eco de las montañas de Montserrat, el temblor fue tal que al oírlo los soldados franceses creyeron que detrás del macizo se encontraba un gran ejército, y huyeron asustados.  Esta victoria fue recordada durante mucho tiempo con orgullo por el pueblo catalán, y enriqueció aún más la historia de Montserrat, considerada para muchos la cuna de la cultura y la tradición catalana.

Macizo de Montserrat (Leonardo Gerzon)

Con una sonrisa en la cara retomo el camino para no perder al grupo, que ya está empezando a subir el último tramo de escalones hasta llegar a la cima de Sant Jeroni. Allí nos esperan unas vistas espectaculares de la Catalunya central, e incluso del Montseny y los Pirineos. A la bajada, tomamos el Camí Vell de Sant Jeroni hasta el Monasterio de Montserrat. Para llegar a él y poder visitar la famosa Moreneta, la virgen negra y patrona de Catalunya, pasamos antes por el Pas dels Francesos, por donde cuentan que escaparon los soldados de Napoleón.

Camino a Sant Jeroni (Leonardo Gerzon)

Datos prácticos:
  • Esta ruta circular es de unos 7,5 km de recorrido y es de baja dificultad.
  • Durante el camino no hay fuentes, es imprescindible llevar una botella de agua de casa para hidratarse, así como algo de comida ya que solo se podrá comprar en el Monasterio que es el punto de partida y de llegada.
  • Aunque el camino está en buen estado, se recomienda llevar calzado adecuado para caminos de tierra.
  • Llegar al Monasterio en transporte público: La línea  R5 de FGC une Barcelona y Monistrol de Montserrat (5,25€ ida). Una vez allí hay un enlace gratuito hasta la estación de Tren-Cremallera Monistrol Vila, donde se toma el Cremallera (10,50€ ida y vuelta) hasta el Monasterio de Montserrat.
  • Llegar al Monasterio en coche privado: se puede estacionar o bien en el parquing gratuito de la estación del Tren Cremallera o bien en el parquing de pago (6€/día) del lado del Monasterio. Es importante tener en cuenta que el parquing de arriba se llena enseguida, si se escoge esta opción recomendamos llegar temprano.
  • El funicular que une el Monasterio con el Pla de Les Taràntules cuesta 8,45€.

Para ver el track de la ruta, pincha aquí.

No Comments

Leave a Comment