La “raclette”: el platillo suizo para tiempos de frío

El invierno nos hace cambiar nuestro estilo de vida y nos incita a probar cosas nuevas, como renovar nuestros outfit, ir de vacaciones a las montañas y bosques y, por cierto, innovar en la gastronomía con recetas invernales, que tienen aquellos productos ricos en calorías que sabemos que nos encantan. Es curioso cómo las bajas temperaturas  llegan a revolucionar nuestra alimentación, dejando atrás las deliciosas ensaladas y las frutas que acostumbramos comer durante el resto del año.

En Aclimatados te invitamos a conocer la “raclette”
El famoso platillo suizo consumido en tiempos de frío, y a un precio abordable para el bolsillo

La “raclette” es una plato típico del cantón de Valais en Suiza, cuyo ingrediente principal es el queso fundido. Está acompañado por distintos ingredientes como patatas cocidas y embutidos, y puede ser servido con un buen vino blanco ligero. En la antigüedad, la “raclette” se preparaba en hornos de piedra, en brasas o en una hoguera, como hacían los pastores locales; hoy en día se cocina en una plancha eléctrica —también llamada “raclette”— con dos niveles, donde en la parte de arriba se colocan los distintos embutidos y vegetales a calentar, y en la inferior tiene un espacio para meter las bandejas individuales con el queso.

Plancha eléctrica llamada “raclette” y queso raclette.

 

La forma tradicional de comer “raclette” es:
  • Cocer las patatas en una cacerola y tenerlas listas al momento de encender la plancha.
  • Precalentar la plancha del “raclette”.
  • Colocar el queso —preferiblemente de tipo “raclette”— en las bandejas individuales dentro de los compartimentos inferiores, para que así se funda rápidamente.
  • Poner los embutidos como el pepperoni, salame, jamón, etc, sobre la plancha de tu “raclette” en las bandejas de arriba, para que se cocinen al mismo tiempo que el queso.
  • Una vez preparados todos los ingredientes, junta los embutidos con las patatas y desliza el queso fundido sobre el plato.
  • Para el toque final, complementa con un trocito de pan y un buen vino.

Embutidos de carne condimentados con hierbas aromáticas.

La “raclette” es perfecta para probar en todos lados, ya sea en un chalet en los Alpes Suizos, o también en casa con la familia.

¡Bon appetit!

La tradicional mesa Raclette acompañada de vino tinto.

No Comments

Leave a Comment