Descubriendo Montevideo en 48 horas – Segunda parte

 Si quieres revisar la primera parte de la aventura de Nathalie en Uruguay, pincha acá.

Regresando a Montevideo, me hospedé en un hostal llamado “Destino 96” por un poco más de 20 euros la noche; es una casa muy acogedora ubicada cerca de la playa y de algunos de los lugares turísticos más visitados de la ciudad, como son:

Palacio Salvo: se encuentra justo en frente de la Plaza de la Independencia. Tiene 90 años de historia aproximadamente y es considerado como monumento histórico de la ciudad desde 1996. Curiosamente, en Buenos Aires se encuentra un edificio (casi) idéntico construido por el mismo arquitecto. Actualmente se encuentran comercios en los pisos de abajo, y en los superiores hay oficinas y viviendas. Este palacio fue construido como un homenaje a los 100 años de la Declaración de Independencia del país, y sigue siendo un lugar muy importante ya que aquí también se encuentra la biblioteca del Poder Legislativo.

La ciudad vieja de Montevideo: esconde mil y una historias entre sus calles estrechas y edificios de estilo gótico. Antiguamente existía una muralla que protegía a la ciudad de posibles invasores. En el mismo radio, podemos encontrar el Museo Histórico Nacional, Museo de Arte Precolombino, Museo de Artes Decorativas, Museo Torres García, el Teatro Solís, la Plaza Matriz y la Plaza Zabala.

Después de recorrer la mayoría de lugares turísticos en Montevideo, decidí ir a comer a un restaurante llamado Dueto, el que me recomendaron. Es un lugar pequeño pero muy agradable, donde compré un chivito (sándwich local) por unos diez euros. Desde este restaurante contacté a quien sería el guía de viajes en mi próximo destino, Punta del Este.

Su nombre era Ramón, y lo pude ver por la ventana caminando hacia el restaurante donde me encuentro. Me causó curiosidad verlo con el termo debajo del brazo y tomando mate, con un caminar pausado. Por alguna razón siempre tenía una sonrisa en la cara, y en algún minuto le pregunté: “¿Por qué siempre estás sonriendo?”, a lo que me responde: “Porque nunca le niego una sonrisa a la vida”. Ya sabiendo que mi viaje a Punta del Este con Ramón iba a ser grandioso, nos sentamos a organizar la ruta que haríamos al día siguiente. La hora de salida sería a las 6.00 am y tomaríamos la “Ruta Gaucha”, que pasa por varios puntos interesantes (como la ciudad de Piriápolis, por ejemplo) y llenos de historia antes de entrar en Punta del Este.

Por este recorrido desde Montevideo, Ramón cobra 50 USD. Creo que merece la pena descubrir este hermoso país en compañía de una persona que te puede mostrar lugares realmente mágicos.

 

No Comments

Leave a Comment